5 consejos para no entrar en pánico con los cambios físicos durante el embarazo

cambios_grande

Cuando nos enteramos que estamos embarazadas lo primero que sentimos emoción, pero al mismo tiempo aparecen muchas dudas y miedos por todo lo nuevo y desconocido que pasa con nuestro cuerpo. Cambia desde nuestro pelo hasta los pies. Me acuerdo cuando estaba embarazada, los cambios físicos que más me angustiaban eran:

1. Estrías o marcas en la piel: el crecimiento de la panza hace que se estire tanto la piel, que es inevitable preocuparse por las marcas que puedan quedar post parto. Las estrías son la principal preocupación, y si te salen o no realmente depende de tu tipo de piel. Echarse cremas aceitosas pre y post parto es importante porque tener la piel hidratada ayuda antes y después del embarazo. Antes, para evitar la aparición de marcas, y después, para tonificarla nuevamente más rápido 
2. Dolor de espalda: la carga de peso adicional que tu cuerpo no está acostumbrado a llevar, trae consigo dolores que nunca antes habías sufrido. Te puedes poner un poco de calor o cremas en la zona para aliviar las molestias. Además hacer estiramientos, posturas de yoga, y el famoso gato/vaca va ayudar a reducir estos dolores y a que los músculos no se contraigan 
3. Hinchazón: La retención de líquidos es muy común durante el embarazo. Esto genera la hinchazón de pies y algunas veces en las manos y cara. Si sientes una hinchazón que te incomoda mucho y/o que se nota demasiado no dudes en consultarlo con tu médico ya que podría ser síntoma de otra cosa como por ejemplo Preclamsia 
4. Subida de peso: Los cambios de peso nos angustian a todas. Se recomienda subir 1 kilo por mes de embarazo, cosa que sinceramente es casi imposible! Para evitar subir mucho de peso es importante comer sano y mantenerse activa, salir a caminar o nadar te ayudarán a mantenerte en forma. 
5. Múltiples y constantes idas a baño: La panza aprieta la vejiga haciéndola más pequeña durante el embarazo. Esto hace que nos den ganas de ir al baño con mayor frecuencia, y tengamos menos capacidad para poder retener la orina. Cada vez que vayas al baño asegúrate de evacuar toda la orina así duras más antes de volver a tener que ir al baño

Estoy segura que estos consejos las ayudarán a no entrar en pánico con todos los cambios que tienen nuestros cuerpos durante el embarazo. Lo que debemos recordar es que todo es transitorio y que es por un buen fin, convertirnos en mamás es lo más maravilloso que nos puede pasar como mujeres. No se olviden que me pueden escribir al foro de Huggies, espero sus comentarios y preguntas. Aprovechemos este espacio para compartir inquitudes y emociones ;)

comentarios