El apoyo necesario

Es frecuente que las mamás de bebés múltiples se sientan sobrepasadas, incluso hasta incapaces para atender a una demanda constante y continua que parece no detenerse nunca. Pero no te asustes: con el tiempo te vas a organizar.

El apoyo necesario

No te sorprendas si te sientes triste, desbordada, con altibajos emocionales, al límite de tus fuerzas y con ganas de llorar. ¡No eres la única! La buena noticia es que a pesar de lo que te pueda parecer ahora, pronto comprobarás que tu amor lo puede todo.

Pero es importante que estés preparada. Tener dos o más bebés a cargo impone un ritmo agotador para todos. Si los cambios que suceden en el cuerpo y en la vida luego del parto se manifiestan con frecuencia como una depresión, en los casos de partos múltiples, al cansancio y a las molestias físicas se agrega la gran cantidad de trabajo que hay que realizar para atender a varios bebés: puede que sientas falta de confianza en ti misma y que eso te haga sentir deprimida. La mamá de bebés múltiples necesita mucho cuidado, palabras de aliento, contención y diálogo con su pareja y el apoyo y la ayuda de los amigos y la familia.

Más allá de la familia, una buena opción es contactarte con otras mamás que hayan pasado por la crianza de hijos múltiples. La experiencia compartida es muy valiosa. Nada hay más tranquilizador que escuchar a quienes pasaron por las mismas situaciones. Ellas ya probaron estrategias y encontraron soluciones a los problemas que tú estás afrontando: compartir sus experiencias puede aliviarte el camino.

Si está dentro de tus posibilidades, es recomendable considerar la contratación de personal que se ocupe de las tareas domésticas y de algunos cuidados de los bebés. Por otra parte, nunca vas a estar sola. Pide ayuda a tus familiares y amigos que seguramente estarán encantados de poder cooperar. De esa manera, ti podrás descansar un poco y también disfrutar más de tus hijos.

comentarios