Esterilizando biberones

Tan importante como el lavado y la higiene del tetero es su esterilización. Acá te damos diferentes métodos para hacerlo y así cuidar la salud de tu bebé.

Durante sus primeros meses tu bebé es muy vulnerable a virus, bacterias y parásitos. Por este motivo es fundamental la higiene del tetero. El lavado solo no es suficiente protección, siendo también necesaria su esterilización luego de cada uso.

¿Cómo esterilizar un tetero?: distintas opciones

• La forma más tradicional de hacerlo es usando una olla con tapa reservada para esta función. Llénala de agua, sumerge completamente el tetero y déjalo hervir por 10 minutos aproximadamente sin que el agua se evapore.
• También hay esterilizadores eléctricos o para microondas que funcionan usando vapor. Son muy efectivos y muy fáciles de usar siguiendo las instrucciones de cada modelo.
• La tercera forma de hacerlo es en frío, utilizando una solución química. Puedes aplicarla a todos los elementos a excepción de aquellos que sean metálicos. Se puede conseguir en tabletas o líquidas y cada paquete trae la cantidad de agua y de solución que debes aplicar. Una vez preparada, asegúrate de que todos los elementos del tetero hayan quedado bien sumergidos. Transcurrido el tiempo requerido, debes sacar las cosas con tus manos limpias y dejarlas escurrir. La solución debe cambiarse cada 24 horas.

Más consejos

Si notas que el tetero tiene marcas o pequeñas rasgaduras lo mejor es que dejes de usarlo porque la esterilización no sería completamente eficaz y es posible que quede alguna bacteria.

Durante un mismo día vas a usar muchos teteros. Una forma de ahorrarte un poco de tiempo, que como madre ya no te va a sobrar, es realizar la esterilización de varios juntos.

Puedes usar un tetero, lavarlo y dejarlo para terminar su proceso de higienización al final del día junto con los otros que hayas usado. Una vez esterilizado, puedes guardar el tetero en la nevera durante 48 horas.

comentarios