Parto natural

El objetivo es ofrecer a la mamá todas las posibilidades para que el trabajo de parto y el momento de nacimiento transcurran en armonía, sin interferencias ni intervenciones que no resulten imprescindibles para su salud ni la de su bebé.

beneficios del parto natural-2

Se llama parto natural a aquella modalidad de parto en la que se trata de evitar toda medicalización innecesaria. Se evitan los remedios, el goteo, los calmantes no requeridos, la episiotomía, y todos los pasos previos de preparación que incomodan a algunas mujeres. El parto natural se puede realizar igualmente en casa, en hospitales, en maternidades y en clínicas privadas.

Hacia un parto respetado

Esta modalidad de parto tiene muchas adeptas. Según sus propulsores, las intervenciones “artificiales” innecesarias pueden quitar toda posibilidad de placer. Si bien es cierto que sobre todo la última fase del trabajo de parto, suele estar acompañada de molestias, miedos y dolores, muchas veces éstos están influidos por las condiciones del parto. Para muchas mujeres, la falta de intimidad, la incomodidad, la medicalización excesiva, la sensación que se le transmite de que está en problemas y de que los médicos son los únicos que saben qué hay que hacer, es una afrenta contra su autoestima que redunda en una mala predisposición para el parto. La mujer que debe atravesar aquella “tormenta” física y emocional que implica un parto, se resiste a veces más y a veces menos, a un trato que a veces siente descalificador, a la propia desnudez frente a personas desconocidas o revisaciones vaginales excesivas a cargo de médicos, parteras y practicantes de obstetricia.

La libertad de elegir

Para otras mujeres, en cambio, el parto ideal está relacionado con la existencia de un contexto médico. Muchas mujeres refieren que el monitoreo constante del equipo médico, la posibilidad de acceder a una anestesia, la opción de acelerar las contracciones mediante el goteo, son condiciones para su seguridad. El ambiente hospitalario resulta para muchas mujeres un espacio de contención, la sensación de que todo está bajo control.

Aun así, el parto natural, con diferentes grados de distanciamiento del parto tradicional en centros médicos, es una tendencia que crece. Muchos obstetras y parteras proponen al menos una situación intermedia entre éste y el parto tradicional. Lo importante es que cada mujer es diferente y tiene derecho a transitar el parto según sus propias convicciones y necesidades, debidamente informada sobre todas sus opciones. Hay diferentes maneras de atravesar el dolor de acuerdo al significado que le de cada mujer. Incluso, en algunas culturas, el dolor del parto es un instrumento para alcanzar la divinidad o un estado alterado de conciencia.

comentarios