Semana 42: Las explicaciones más frecuentes

Como tu hijo ya entiende que te estás por ir, puede ser que llore sin parar, y que se asuste por ruidos que no conoce. Pero también está adquiriendo las habilidades del lenguaje y hay que aprovecharlo. Es una etapa nueva para él y también para ti.

410_f2

Mi juguete me consuela

Más de una vez has dejado solo a tu bebé. Seguramente, su abuela habrá tenido la maravillosa oportunidad de cuidarlo y divertirse con él o quizás tienes una persona de tu confianza que lo cuida habitualmente mientras no estás en tu hogar.

Puede ser que tu bebé se sienta solo cuando no estás. Es posible que, como muchos otros niños, tu bebé se aferre a alguna remera o ropa tuya, a una manta o a algún muñeco preferido que le proporciona seguridad. Incluso puede ser que chupe esos objetos porque con ellos te recuerda. Te sugerimos que no lo reprimas o retes. En este momento, tu bebé está intentando resolver por sí mismo sus conflictos internos.

Las explicaciones más frecuentes

En esta etapa tu bebé puede asustarse ante ruidos fuertes como los truenos o ante aquellas cosas que le son desconocidas o que antes no le molestaban como las bocinas de los autos o las sirenas. Te recomendamos que hables con él y le expliques qué es lo que provoca el sonido y que no le pasará nada malo.

Lenguaje y entendimiento

Dice “mamá” o “papá” a quien corresponde, responde si lo llamas por su nombre y entiende la palabra NO. Lentamente, tratará de incorporar palabras nuevas. Por eso, es bueno que le hables de manera correcta y permanentemente. Tu bebé incorporará nuevas palabras, siempre empieza por las más habituales como los nombres de las personas que habitan con él o el saludo. Además, empieza a comprender cómo se ordenan para formar frases cortas. Es recomendable que aunque estés cansada porque trabajaste todo el día, le cuentes las cosas que estás haciendo o que haces con él. Por ejemplo, mientras lo vistes, puedes decirle “te pongo los pañales”, “te pongo la campera” o “te abrigo porque afuera hace frío”. De esta manera, él irá asociando la acción o el objeto con la palabra. También puedes presentarle y mostrarle a las personas aunque las conozca: “Ahí está la abuela” o “ella es tu tía Marina”.

Probablemente aún no sea una comunicación de ida y vuelta. Para que esto se produzca falta un poco de tiempo. tú le hablarás más de lo que él podrá responderte. Sin embargo, tu bebé ya es capaz de hacerse entender. Puede señalar las cosas que quiere con su dedo o ir en su búsqueda. También te mostrará las cosas que le agradan y las que no, como alguna comida.

Se acerca la fecha de su cumpleaños y seguramente quieres que tu bebé tenga un regalo que perdure. Tal vez puedas consultar con tu mamá: ella ya pasó por esa experiencia.

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×